Pensamientos políticos de la izquierda

Los ideales de la izquierda política son de diferente índole, como la socialdemocracia, el llamado comunismo o el anarquismo. Luego de una serie de actividades y movimientos estas vertientes tienen en común la prioridad de la igualdad social y la defensa de los derechos civiles.

Dentro de la misma política de izquierdas, existen diferentes puntos de vista y aunque a veces sea difícil observar mucho más difícil es que se den cuenta que a veces van por caminos diferentes. Por un lado el comunismo aboga por la limitación de la propiedad privada y la abolición de la desigualdad mediante el uso excesivo del poder del estado. Por otro lado, están los socialdemócratas, ponen mano firme en los derechos liberales de las personas y asumen los beneficios capitalistas de un mercado. Para finalizar y no mejor que los anteriores, los anarquistas, sin importar que tan bueno esté desempeñando su labor el Gobierno, son sospechosas, por lo que presumen de abusos de poder y despilfarro de recursos.

En ocasiones, cuando están frente al liberalismo, la izquierda política tiene fuertes comportamientos, en ocasiones pueden actuar en beneficio del bien común, sin importar que se pierdan los derechos individuales o intereses privados. Para la izquierda es muy normal que el estado intervenga constantemente y regule las actividades de los individuos, debe estar constantemente interviniendo en el mercado para redistribuir la riqueza, y hacer llevar los productos bienes y servicios de forma equitativa al pueblo y generar bienestar; sanidad pública, generar transporte público, educación al alcance de todos, generar empleos. Es importante destacar que para que el estado pueda ofrecer todos estos servicios, los impuestos del estado deben estar por encima de lo común.

Desde el punto de vista liberal, se ve muy mal que el estado tenga el control de todos los servicios. Para comenzar, atentan directamente contra la libertad al obligar a las personas a pagar por impuestos de servicios que no utilizan. Por otra parte, una economía donde el estado está interviniendo constantemente es mucho menos estable e ineficiente que una economía que simplemente se regule por el libre juego de la oferta y la demanda. Para el pensamiento liberal, las políticas de izquierda, son una suma injusta e ineficiente.

El punto de vista de la izquierda las cosas se ven completamente diferente; todos los discursos de libertad de la que habla constantemente el liberalismo son completamente vacíos. Creen fielmente en que las personas no deben de recibir permiso para ser libre, además hay que darle recursos para que lo logren. No vale de nada poder estudiar si no existe una red de centros estudiantiles públicos. Y que de alguna forma, el libre juego del mercado debe tener pequeñas intervenciones, ya que siempre se creará una brecha en la que los ricos serán más ricos y los pobres más pobres.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *